Libros en Carmen en su tinta

Mi librería

Microrrelato

¿Es posible crear mundos imaginarios con cinco o doscientas palabras? Con el microrrelato construiremos pequeñas grandes historias. Crearemos historias de bolsillo. Bienvenidos al mundo de los minicuentos, microcuentos o cuentos breves.
 
En esta entrada os daré algunos consejos para escribir un microrrelato. Espero que os ayuden...





1 Brevedad. El microrrelato debe ser breve, por norma general debe tener entre cinco y doscientas palabras.
2. La importancia del título. En él podemos aportar significado a nuestro texto eligiendo el adecuado.
3 Condensación. Un microrrelato no es una historia resumida, es una historia concentrada, condensada, concisa. Debemos sugerir seleccionando las palabras adecuadas para que el lector imagine, para que rellene huecos y la historia crezca. No tenemos que pensar en estructurar nuestra historia mediante presentación-nudo-desenlace. Iremos al acontecimiento o a la acción directamente contando lo necesario para dejar al lector que desarrolle adecuadamente nuestra historia.
4 Precisión. En el microrrelato cada palabra es de suma importancia. Intentaremos elegir las adecuadas, buscaremos sinónimos, a nuestro texto debemos darle sonoridad, cuidarlo y revisarlo al máximo para que cada palabra esté donde debe y que con ellas el lector sienta lo que queremos transmitir.
5. Intriga. Una estructura perfecta para un microrrelato sería comenzando con una acción, emoción o sensación que dejará intrigado al lector, que quiera saber más, que quiera continuar leyendo para encontrar algo sorprendente, algo que aporte soluciones, y para ello deberá encontrar una frase que lo invite a la reflexión.
6. Personajes, lugares y espacios. No debemos utilizar muchos personajes ya que no tendremos espacio para desarrollarlos, lo mismo ocurre con lugares y espacios temporales.

7. Referencias conocidas. Podemos utilizar eventos históricos, personajes famosos, etc. El lector al conocer estos hechos o personajes hace posible que nosotros, escritores, ganemos espacio para nuestro microrrelato.



El microrrelato requiere mucho trabajo para conseguir esa pieza de relojería que será nuestra historia contada en pocas palabras. Experimentad, sentiros libres, cread vuestra historia, revisad, recortad y conseguiréis un texto en un género muy peculiar, muy artístico y muy poético.



Os transcribo dos microrrelatos a modo de ejemplos:
Monserrat Revillo. “Herencia”: “Antes de ponerse el pendiente frotó el metal que rodeaba el zafiro con un bastoncito impreganado en líquido para limpiar plata. Cientos de estratos de tiempo levantaron el vuelo dejando la superfice luminosa y desnuda. Se acercó, curiosa, y la joya le devolvió el rostro adolescente de su abuela probándose el pendiente ante un espejo”.
Enest Hemingway. “Se venden zapatitos de bebé, nunca usados”.

 
Publicad vuestros microrrelatos y compartidlos con vuestros amigos en http://www.microrrelato.es/
 
 
¿Qué os han parecido mis recomendaciones?
¿Intentaréis escribir un microrrelato?

 

2 comentarios:

  1. después del curso de narrativa que tome con el profesor Nestor Belda, estimada amiga esto es muy bueno para los que nos gusta progresar en las letras , y desasnarnos un poco mas cada día.
    muchas gracias por compartir tu saber, un honor y un orgullo contar con gente como tú gracias , mil gracias Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mario. Me alegra muchísimo que mis consejos para escribir un microrrelato te hayan parecido buenos, y que estimes que puedan ser de utilidad para todos los que formamos parte del mundo de las letras y las amamos. Gracias por tus palabras.

      Un abrazo.

      Eliminar

¿Te gustaría comentar? Gracias, contenta de recibir tu mensaje. ♥