Amazon

Prime Prueba primero, paga después.

Reseña: Los muertos no saben nadar, Ana Lena Rivera (Ediciones Maeva, 2021)

Los muertos no saben nadar de Ana Lena Rivera es la tercera entrega de la serie de Gracia San Sebastián, investigadora de fraudes financieros que en esta tercera novela comienza ya a colaborar con la policía. 

Lo que más me gusta de esta serie es la forma tan natural de crear historias negras y natural también se nos muestra Gracia, su modo de investigar, su familia, sus amigos. Todos cercanos, todos creíbles.

Si con la primera novela, Lo que callan los muertos, me conquisto escritora y protagonista, con la segunda, Un asesino en tu sombra, me deleité con la intriga y con la excelente manera de crear. Y ahora con la tercera novela sigo conquistada por Ana Lena Rivera y sigo admirando a Gracia, tanto que ya anhelo saborear una nueva entrega para seguir viendo crecer a la escritora y a la protagonista.

La ficha técnica de la novela la podemos consultar en la página web de Ediciones Maeva.





Argumento

En pleno mes de diciembre, en la playa de San Lorenzo de Gijón un niño encuentra el brazo amputado de un hombre en el agujero del muro donde guarda sus tesoros. El brazo pertenece a Alfredo Santamaría, que estaba siendo investigado en la comisaría central de Oviedo por una presunta estafa piramidal. El jefe de la Policía del Principado asigna el caso al comisario Rafael Miralles. Gracia San Sebastián, investigadora de fraudes contratada por la policía para indagar en las finanzas de la víctima, tiene que desentrañar un complejo entramado de blanqueo de dinero en el que interviene un poderoso grupo de mafiosos rumanos sin escrúpulos. En su vida personal, la relación con Rodrigo sigue viento en popa para disgusto de su exmarido, Jorge, que viene de visita desde Estados Unidos para gestionar un ambicioso proyecto empresarial.


Mi opinión personal (sin destripes)

Gijón es la ciudad protagonista de Los muertos no saben nadar. Cambiamos de escenario, las dos primeras novelas transcurrían en Oviedo, pero Ana Lena Rivera vuelve a convertir a una ciudad en una gran protagonista ya que como sucedió con Oviedo, los barrios, las calles, los bares, los restaurantes y muchos de los rincones de Guijón definen la ciudad y desde luego sientes que la historia sin Gijón no podría ser. Y a mi como lectora me ha dejado con unas ganas tremendas de visitar la ciudad, saborear lugares, disfrutar de sus gentes y sentir en primera persona como se vive allí. Os aseguro que estos toques costumbristas son una delicia en todas las novelas de esta escritora, algo muy bien trabajado y que no encuentro en otras novelas de género negro.

Y en esta nueva entrega a la ciudad protagonista le añade el mar, su sal, su brisa, su arena, sus playas. Y con ello miles de sensaciones para experimentar y sentir en mi como si las viviera: el tacto de la arena, la brisa marina en tu piel... Una maravilla.

Gracia San Sebastián, la protagonista, es investigadora de fraudes fiscales. En España no es legal que un detective privado investigue un asesinato, pero ella colabora con la policía únicamente para esclarecer las oscuras finanzas de una empresa, pero llega a más, a muchísimo más.  

El blanqueo de dinero procedente de mafias que trafican con armas, con drogas y con personas y la estafa piramidal son subrayados como las causantes de los delitos de sangre y por ella es importante el personaje de Gracia en una investigación criminal. Son estos los temas que destacan en la novela, temas que preocupan a nuestra sociedad y de los que lamentablemente tenemos noticias más a menudo de lo que quisiéramos.

Los muertos no saben nadar es una novela negra con grandes dosis de thriller y como buena amante de este género me tuvo pegadita hasta el final por su disfrute de tensión e intriga y también por la historia personal de Gracia, de su familia y de sus amigos. Y es que me encanta como se van incorporando, revolviendo y agitando los temas personales y los de la investigación para hacer creíbles a los personajes y también para enamorarte de ellos por su naturalidad y cercanía, observando que sus problemas son los que muchos de nosotros también hemos sufrido o estamos sufriendo.

En fin, que admiro como Ana Lena Rivera sabe introducirme como lectora en el libro de una manera sencilla y espontánea, lo consiguió en sus anteriores trabajos y lo ha vuelto a lograr y eso que yo quería resistirme por estar advertida. Me alegro que lo vuelva a conseguir.

Su modo de escribir es sencillo, claro y tan ameno que me sentí comodísima dentro de su historia. No podía cerrar el libro y me toco trasnochar y arrastrar mis días con sueño. 

Tenemos una alternancia de narraciones actuales con narraciones de hechos pasados, expresando con claridad el orden en el que se produjeron los hechos. Necesarios para que saquemos nuestra lupa de detectives lectores. Y como en novelas anteriores volvemos a encontrar capítulos narrados por Gracia para de este modo conocer y ser testigos de sus emociones y de sus averiguaciones.

En esta reseña no puedo dejar de aplaudir una vez más como una loca los toques de humor, una delicia para seguir disfrutando a personajes tan queridos por mi como Adela, la madre de Gracia.

Podéis leer esta novela sin haber leído las anteriores pero yo os aconsejo que comencéis a disfrutar de esta serie desde el principio para empaparos mejor de todos los sucesos personales de Gracia y del resto de personajes. Encontraréis detalles muy disfrutones para conocer mejor a los personajes y entender la evolución de cada uno de ellos.

Os trascribo el comienzo del libro y estoy segura que querréis continuar. 

«El horror que sintió cuando el pequeño le entregó su recién encontrado tesoro le persiguió durante varios días. Los momentos siguientes se fijaron de manera caótica en su memoria: cómo arrojó el brazo putrefacto de una patada lejos de su hijo, los ojos llorosos de este ante la reacción de su padre, la confusa llamada a emergencias, la carrera desenfrenada y torpe por la arena con el niño en brazos, la cara de los agentes cuando les explicó que había dejado un brazo humano en la playa, el traslado a comisaría para tomarles declaración después de examinar el brazo y de permitirles recoger su pelota abandonada».

¿A que queréis saber más?

Recomiendo leer Los muertos no saben nadar de Ana Lena Rivera para disfrutar de una buena novela negra aderezada de literatura costumbrista. Intriga y suspense con la que gozaremos como unos enanos, con un final bien trazado y un excelente retrato de Gijón y de sus gentes.

Tercera novela que leo de Gracia y que termino queriendo saber más, quiero una nueva investigación y quiero seguir con la vida de unos personajes que quiero y admiro. 





Ana Lena Rivera nació en Oviedo en 1972. Estudió Derecho y Administración de Empresas en ICADE, en Madrid. Después de veinte años como directiva en una gran multinacional, cambió los negocios por su gran pasión coincidiendo con el nacimiento de su hijo, Alejandro. Junto a él nació también Gracia San Sebastián, la investigadora protagonista de su serie de intriga. 
Lo que callan los muertos ha recibido el Premio Torrente Ballester.
Finalista del Premio Tuber Melanosporum que entrega el Festival Morella Negra com la Trufa.

Podéis comprar Los muertos no saben nadar de Ana Lena Rivera aquí:










UNA NOVELA DE MISTERIO AMBIENTADA EN OVIEDO Y PROTAGONIZADA POR UNA INVESTIGADORA DE FRAUDES.

PREMIO TORRENTE BALLESTER.

PARA LEER MI RESEÑA HACED CLIC EN LA PORTADA DEL LIBRO.




Vuelve Gracia San Sebastián, la investigadora más original de Asturias


PARA LEER MI RESEÑA HACED CLIC EN LA PORTADA DEL LIBRO.







9 comentarios:

  1. No sabía nada de esta trilogía, pero parece muy interesante. Gracias. Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Carmen!
    En marzo del año pasado leí "Lo que callan los muertos" y lo disfruté mucho, tengo pendiente "Un asesino en tu sombra" y "Los muertos no saben nadar". La pluma de Ana Lena Rivera me encantó, así que espero poder continuar pronto con esta serie y conocer las nuevas investigaciones de Gracia San Sebastián. Me gustan mucho las novelas bien ambientadas y Ana Lena Rivera lo hace muy bien.
    Genial que hayas disfrutado de esta tercera entrega, me ha encantado conocer tu opinión ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    menudo comienzo..., convocara no seguir leyendo. No he leído nada de la autora y me parece curioso que en esta tercera entrega, hay cambiado la ambientación, la ciudad en la que está ambientada la historia (no es habitual, generalmente las sagas suelen estar ambientada en los mismo lugares) Lo de que sea saga me da pereza, aún así la tengo en mente desde hace tiempo, igual en algún momento me animo a empezarla (soy de las que prefieren empezar por el principio, aunque se puedan leer por separado)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Holaaaa
    Yo leí el primero y tengo muchas ganas de leer los otros dos, además soy de Gijón y me hace mucha ilusión ver la ciudad a través del libro.
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  5. Leí la primera entrega de la serie y me gustó mucho. Me pareció diferente y mi idea es seguir con ella pero, de momento, no le ha llegado el momento.
    Con esta reseña me has animado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. No conocía a la autora, pero si duda la buscaré, gracias por la recomendación y por tu excelente reseña

    ResponderEliminar
  7. No he leído ninguna de las novelas, pero todo se andará porque la verdad es que tienen muy buena pinta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Carmen:
    no pintan mal pero ahora mismo no tengo tiempo para empezar una serie así que la descarto, de momento, igual en verano me animo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. ¿Un thriller ambientado en Gijón? Pues por supuesto que me la apunto

    ResponderEliminar

Gracias por comentar. ♥

¿Conoces los cheques regalo de Amazon?

Amazon music HD

¿Quieres ser influencer en SOCIALPUBLI?

¿Quieres un post en Carmen en su tinta?